Tiendas en malls ven caer sus ventas en 27% durante las siete semanas que lleva la crisis social: la segunda semana se desplomaron 75%

El Mercurio / Diciembre 1, 2019

En la segunda semana del conflicto el área más afectada fue la zona sur de la Región Metropolitana, con una caída en las ventas de 97%. En general, por rubros de productos, la categoría de carteras, mochilas y bolsos es la más afectada durante todo el período, con un retroceso en ventas de 47%.

La zona norte de la Región Metropolitana vio caer en 78% sus ventas durante la segunda semana del estallido social. Allí se vieron afectados centros comerciales en comunas como Quilicura.

Las siete semanas que está completando el estallido social han impactado en distintas dimensiones la actividad del país. El comercio es una de ellas y dentro de esa categoría las tiendas alojadas en los centros comerciales se han visto especialmente afectadas.

Desde el inicio de las movilizaciones y hasta este jueves, las ventas de tiendas ubicadas en estos recintos cayeron 27% a nivel nacional, respecto del mismo período del año anterior, según cifras de FollowUP, una empresa especializada en el manejo de la experiencia de los consumidores en retail, que recoge los datos de 1.900 tiendas comparables que operan al interior de centros comerciales, excluyendo las de formato departamental.

La categoría de carteras, mochilas y bolsos es la más afectada durante este período, con un retroceso de 47% en ventas. Le siguen vestuario juvenil y de hombre adulto con un 42% en ambos casos, y de mujer, con 39%. Un poco más atrás, con una baja de 29% están las tiendas de ropa deportiva, con 27% las de outdoor y con 26% las de calzado, mientras que las tiendas de la categoría infantil son las menos afectadas, con un retroceso de 15% en las semanas analizadas.

Variación en ventas totales a nivel nacional por semana

En términos de visitas, el retroceso es de 28%, lo que implica que la afluencia a los malls a nivel nacional cayó de 15,7 millones de hace un año a 11,3 millones de visitas entre el 19 de octubre y este jueves 28 de noviembre.

Por zonas, el centro de la Región Metropolitana exhibe la caída más brusca de las ventas, con un 48%, lo que según explica el CEO de FollowUP, Christian Cafatti, responde no solo al cierre de locales a raíz de daños o saqueos, sino que al menor flujo de personas, producto de los desmanes que han acompañado a las manifestaciones, situación que se replica a nivel nacional.

Valparaíso es la ciudad que presenta la caída más significativa en las ventas, con un 61%. Esto implica que la recaudación entre el 19 de octubre y el 28 de noviembre recién pasados alcanzó a $98,2 millones, frente a los casi $250 millones que las tiendas de malls tuvieron en esa zona en el mismo lapso del año pasado.

En Concepción y Antofagasta, capitales regionales, donde también se han registrado ataques al comercio, las ventas se redujeron 49% y 32%, respectivamente.

Respecto de la afectación por rubro de las tiendas, los reportes recibidos por FollowUP muestran que las tiendas de calzado son las más afectadas por los saqueos, mientras que las de productos del hogar se han visto menos expuestas. El factor clave en este caso, explica la country manager de la empresa, Michelle Schnitzer, es la facilidad para reducir los productos sustraídos. Algo similar sucede con la categoría de accesorios, como carteras, mochilas y bolsos.

La semana del acuerdo constitucional fue la única que mostró un repunte en las ventas del 3%

En el detalle de lo que han sido estas siete semanas, se observa que el mayor impacto hasta ahora se registró durante la segunda semana de las movilizaciones, vale decir, entre el lunes 21 y el domingo 27 de octubre, cuando las ventas a nivel país se hundieron 75%, con la zona sur de la Región Metropolitana como la más afectada, con una caída de 97%, seguida del centro de la capital con 89%.

A juicio de Cafatti, difícilmente las ventas podrían llegar a un nivel más bajo que el de esa semana, porque las personas seguirán comprando, y aunque una alternativa podría ser el e-commerce, a raíz de esta coyuntura las empresas también están teniendo inconvenientes logísticos importantes para cumplir con las entregas, lo que deja espacio para las compras físicas.

En sintonía con la evolución de esta crisis, entre los días 11y 17 de noviembre, es decir, la quinta semana de este conflicto es la única que mostró un alza en las ventas respecto del mismo lapso del año anterior, con un 3%, coincidiendo con el anuncio del acuerdo constituyente, ocurrido la madrugada del 15 de noviembre. La semana posterior, en cambio, cuando se evidenció un recrudecimiento de los hechos de violencia y los ataques a centros comerciales, las ventas retomaron las caídas, llegando a un 15%, porcentaje que se mantuvo esta semana, con datos recopilados hasta el cierre de la jornada del jueves.

Siguiendo la tendencia de un año débil para el retail en general, los precios de los productos también se han visto influidos por esta contingencia. Si en el acumulado hasta septiembre se evidenciaba una reducción del 2% respecto del mismo lapso del año anterior, en lo que va corrido de esta crisis los precios están 15% por debajo del promedio observado en el mismo lapso del año anterior.

La gente no va a vitrinear, va al mall con una intención específica de compra, y eso se traduce en un incremento de la tasa de conversión a ventas, que tradicionalmente se mueve en torno al 11% y ahora está en un rango del 15%. Es decir, que el 15% de las personas que entran a las tiendas compra”.

Michelle Schnitzer
Country Manager de FollowUP

En el detalle de lo que han sido estas siete semanas, se observa que el mayor impacto hasta ahora se registró durante la segunda semana de las movilizaciones, vale decir, entre el lunes 21 y el domingo 27 de octubre, cuando las ventas a nivel país se hundieron 75%, con la zona sur de la Región Metropolitana como la más afectada, con una caída de 97%, seguida del centro de la capital con 89%.

A juicio de Cafatti, difícilmente las ventas podrían llegar a un nivel más bajo que el de esa semana, porque las personas seguirán comprando, y aunque una alternativa podría ser el e-commerce, a raíz de esta coyuntura las empresas también están teniendo inconvenientes logísticos importantes para cumplir con las entregas, lo que deja espacio para las compras físicas.

En sintonía con la evolución de esta crisis, entre los días 11y 17 de noviembre, es decir, la quinta semana de este conflicto es la única que mostró un alza en las ventas respecto del mismo lapso del año anterior, con un 3%, coincidiendo con el anuncio del acuerdo constituyente, ocurrido la madrugada del 15 de noviembre. La semana posterior, en cambio, cuando se evidenció un recrudecimiento de los hechos de violencia y los ataques a centros comerciales, las ventas retomaron las caídas, llegando a un 15%, porcentaje que se mantuvo esta semana, con datos recopilados hasta el cierre de la jornada del jueves.

Siguiendo la tendencia de un año débil para el retail en general, los precios de los productos también se han visto influidos por esta contingencia. Si en el acumulado hasta septiembre se evidenciaba una reducción del 2% respecto del mismo lapso del año anterior, en lo que va corrido de esta crisis los precios están 15% por debajo del promedio observado en el mismo lapso del año anterior.

“Prácticamente todas las semanas de este año los centros comerciales tuvieron promociones o liquidaciones”, dice Cafatti, quien proyecta que esta tendencia debería mantenerse, pues los retailers enfrentan un aumento de sus stocks, porque los calcularon a partir de supuestos de flujo y demanda que este año no se concretaron.

Los datos de FollowUP dan cuenta también de un cambio en los hábitos de los consumidores a partir de las nuevas condiciones y horarios más reducidos con los que están operando los centros comerciales. En primer lugar, las visitas se están concentrando en los fines de semanas, el tiempo de permanencia en las tiendas se ha reducido y se observa una intención de compra mayor. “La gente no va a vitrinear, va al mall con una intención de compra específica, y eso se traduce en un incremento de la tasa de conversión a ventas, que tradicionalmente se mueve en torno al 11% y ahora está en un rango del 15%. Es decir, que el 15% de las personas que entran a las tiendas compra”, apunta Schnitzer.

Otro elemento que ha cambiado es el horario en el que se concentran las ventas, ya que si antes del estallido el 50% se producía entre las 17:00 y las 21:00 horas, ese porcentaje ahora se trasladó a la mañana entre las 10:00 y las 14:00 horas.

Shopping Basket